El poder de la risa
 
El duende del hospital
entretiene al personal,
pacientes y familiares
con sus chistes populares.
 
¿Sabéis qué dijo una vez
bajito un pez a otro pez
en la mar fría y salada?
Nada, nada, nada, nada.
Y siguen sus disparates…
 
¿Por qué esos libros de Mates
no parecen muy contentos?
¡Tienen problemas a cientos!
 
¿Por qué el ciempiés se retrasa?
Antes de salir de casa
se pone cien calcetines
y se amarra cien botines.

poderisa

 

 

 

Llevan dos gatas de angora
ladrando más de una hora.
Y piando se dan bromas.
¡Están aprendiendo idiomas!
 
Era una mujer tan chica
que se subió a una canica
y gritó con poderío:
"Fijaos, el mundo es mío".
 
¿Qué le dijo un avellano,
a un naranjo y un manzano
que tenía a los dos lados?
Nos han dejado plantados.
 
El duende aprende deprisa:
sabe bien que, aunque la risa
no es producto farmacéutico,
tiene poder terapéutico.
 
                               Carmen Gil
                                           
poderrisa2
 
                                   DIBUJOS PARA COLOREAR
Está aquí: Home En el hospital Aventuras El poder de la risa